Páginas vistas en total

sábado, 31 de agosto de 2013

¡Por fin llegué al Cielo!

Tras dos años y medio penando en este Purgatorio por fin me he ganado El Cielo. Desde hoy abandono este lugar de sufrimiento, salto de un brinco y caigo en plancha sobre un pedacito celestial. Bienvenidos a mi Cielo. El Cielo de Sylvie Tartán.



¡¡Hasta pronto, queridísimos lectores!! Nos vemos, hablamos y charlamos tanto en el Cielo -El Cielo de Sylvie Tartán- como en la Tierra y sobre ruedas -Ellos Me Ponen-.
Sed felices y sed de vuestros comentarios. Amén.

Sylvie Tartán.

lunes, 29 de julio de 2013

Muy felices vacaciones desde el paraíso terrenal de Galicia.

Queridos lectores, hasta en El Purgatorio tenemos necesidad de descanso. Los martirios y las penitencias de todo el año nos han agotado y necesitamos recuperar fuerzas para seguir sufriendo en septiembre. 
Desde el precioso bosque de La Saleta, os envío mis mejores deseos para este verano. 
Aún así, durante el mes de agosto, seguiré poniéndome hasta arriba en Ellos me ponen, vuestro portal de glamour y motor by Citroën.

Sylvie con camisón de seda vintage y collar de flores de Isidoro Hernández.




Agradecimientos a Amai Rodríguez por las fotos y al servicio de urgencias familiar por atenderme en mi caída arbórea. Yo ya he tenido lo mío, ahora os toca a vosotros. Repito, mis mejores deseos.
¡¡¡Muy felices vacaciones!!!

Sylvie Tartán.

martes, 23 de julio de 2013

Riiiiiiings con tecnología y diseño.

Buenos días, queridos lectores. Puedo afirmar sin miedo a mentiros que mi teléfono es un Epure by Swissvoice. La maté porque era mía, no, lo escogí porque paso horas colgada a él, e igual que para E.T., este artefacto no sólo es importante sino que me da la vida. Y si me da la vida, al menos que sea una vida con estilo, tecnología y un punto de humor. 

Versión  llamada salvadora.

Con cristales de Swarovski y punto yeyé.

Por si sois vintage de los de verdad, la versión con cable.

My Swissvoice.

Bicolor en tonalidades comunistas.

Bacanal de Swissvoice. ¿Os atrevéis?

Puntos de venta, aquí. Redes sociales, aquí. Imágenes procedentes de redes sociales a excepción de my swissvoice.
Y ya sabéis, tirad (al Punto Limpio) vuestro modelo Góndola de Telefónica, que ya va siendo hora. Os dejo que me llaman. 
¡¡Feliz día marciano y muchos besos!!

Sylvie Tartán. 

lunes, 22 de julio de 2013

Sylvie... ¡¡se destapa!!

Lo siento, chicos, pero en verano los lectores escasean y hay que recurrir a este tipo de artimañas editoriales para captar la atención. Lamento decepcionaros.

Sylvie tapada. Sylvie, en pleno destape.

Aunque estas estrategias son un arma de doble filo ya que algunos pueden sentirse engañados y decidir adoptar a partir de ahora una actitud hostil frente a la empresa que las utiliza, recordad que El Purgatorio no es una empresa y que sólo es eso, lo que su nombre indica. Un lugar donde expiar culpas, compartir pecados y disfrutar con todo ello lo máximo posible. 

Parroquia de San Vicente de Meis, Pontevedra.


Hoy, realmente, de lo que quería hablaros es de un pequeño espacio donde nos hemos puesto las botas y nos hemos quitado todo los demás. Es un decir. Se trata de un pequeño restaurante, bar, tetería que no ostenta ninguna estrella Michelín pero que sí lleva incorporadas las tres bes: Bueno, bonito y barato. Algo, en estos momentos, casi más interesante que el ansiado astro fugaz.
Marrakech Tetería Bar, en calle Almaden, 14, en el barrio de Las Cortes y muy cerca de Caixaforum, el museo Reina Sofía, el parque del Retiro, etc es un buen sitio para coger fuerzas a base de comida marroquí. Son amables y los platillos están bien buenos. Confirmado. Satisfarán vuestras fantasías morunas estomacales.

Delicioso cuscús.

Humus de varios tipos.

El té es riquísimo. Lo podéis acompañar de dulces como hicimos nosotros y que no llegaron a ser retratados.

Este picoteo sustancioso se presenta en la capital y en plena milla de oro cultural. Recordad, Marrakech Tetería en calle Almadén, 14 en Madrid. Para reservas teléfono: 672 92 86 41.
¡¡Besitos y feliz lunes de verano!!

Sylvie Tartán.

viernes, 19 de julio de 2013

Carreras, caballos, Hipódromo y Citroën DS3 Ultraprestige.

Hace unos días nos fuimos al Hipódromo de la Zarzuela a ver la carrera más importante del año a bordo de un Citroën DS3 Ultraprestige. La bonita historia de aquella calurosísima tarde la podéis leer en la sección Ellos Me Ponen del blog de Citroën. Como siempre, aquí va un adelanto de lo que allí se coció y nunca mejor dicho. ¡40 grados y un sol de justicia!

Estilismo aquí.

A punto de ser tragada.

Foto de familia ganadora. El jockey, ¡un niño!


Emocionante.

¡¡Muchísimos besos y muy feliz fin de semana!!

Sylvie Tartán.

jueves, 18 de julio de 2013

¡Mi guiño al classic-punk!

¡Aló, queridos lectores! No os descubro nada, seguramente, si os comento que la estética punk ha vuelto si es que se fue alguna vez del todo. A mi me fascinó desde niña cuando vi a los primeros punkis andar por las calles de mi ciudad con el descaro que les caracterizaba. Pobrecita de mi, nunca la he incorporado al 100% en mis atuendos porque tampoco es que sea yo ni muy rebelde, ni muy contestataria ni muy transgresora, la verdad sea dicha. ¿Qué necesidad hay de engañar al personal? Pero, lo cierto es que, de los tiempos de aquella juventud vivida en los explosivos años 80, permanecía a día de hoy, en mi cuerpo, una huella indeleble -o más bien dos- que me he decidido a reciclar.
Y al final no sé si esto me ha quedado como un classic-punk o como un "a la vejez, viruelas". El tiempo lo dirá.

Perlas de Isidoro Hernández, en disminución, y pendiente de plata de calavera, también de IH.


¡Súper classic perlón! Versión más carca todavía de mi guiño punk. Todo perlas en degradé.

Ahora por la tarde, voy a ver si rompo una camiseta y le escribo en tonos flúor algún mensaje tipo, I love Bárcenas y ya me hago el kit rebelde al completo. Muy feliz día. 
Besos, playa, helados y lo que surja, chatines.

Sylvie Tartán.

miércoles, 17 de julio de 2013

El Camino de Santiago con bolsito de Louis Vuitton y barra de labios "rouge". (Episodio I)

Queridos lectores, si hace unos días os mostrábamos el episodio piloto del Camino de Santiago, hoy toca el Episodio I y último de esta saga basada en dos jornadas de locura, desenfreno y más de 40º en un camino duro, árido y con asfalto a punta pala. He aquí el resto de la piedra filosofal y fotográfica de la experiencia.

Hablando de piedras, en los mojones hay verdaderas esculturas hechas por los peregrinos. Yo puse la mía.

Si mi bolsito de Louis Vuitton causó estupor, espero que el impacto de mis pulseras de Isidoro Hernández, Dior y López-Linares cause menor impacto, que no era para tanto.

Uno de los bonitos hórreos que encontramos.

Una imagen curiosa. No os puedo decir qué nos hizo perder el protagonismo para estos perros que giraron sus hocicos hacia la derecha. ¡Nosotras empezamos a correr! Y sí, era humano lo que venía.


Estas bayas "explosionan" y hacen un ruido curioso durante gran parte del Camino.

Este banco (privado) de una casa nos dio la vida. Afortunadamente sus dueños debían de estar disfrutando de una siesta. Nos daba igual que nos "pillaran". Era cuestión de vida o muerte.

Baldosín del puente de Pontecesures donde una amiga se dio una castaña, por cierto.

Sí, aquí acabaremos todos, no hay escapatoria. En el Camino hay recordatorios de este tipo continuamente.

Ovejita negra con la que me solidarizo a muerte. 

Esto sí es un descanso. En la Pulpería Rial de Padrón.

Pimientos de ídem y pulpiño galego.
Tartas de café y queso respectivamente. Todo de Rial. Aprovecho para comentar que los pimientos son de Padrón -que es un pueblo-, no del padrón -que es donde se censa a los habitantes de una población-, como ya he visto en algunos restaurantes fuera de Galicia.
Uno de los muchos viveros de Padrón.

Con las gallinas también me solidarizo. ¿Por qué tienen tan mala fama? Éstas están muy tranquilas a pesar de tener al gallo cerca.

Curiosa casa de estilo modernista.


¡Alucinando! Un restaurante de diseño en pleno Camino. "Cosas veredes".

En el hotel de Padrón, usando El Secador. O sea, los 40º de la calle, para secarme el pelo. Gracias mamá por la idea. ¡Funcionó a la perfección!

Señales del Camino y diente de león. Fui respetuosa. No soplé y aunque este tipo de flechas amarillas me incitaban a moverlas y cambiarlas de sentido, me contuve.

Si os gustan las hortensias, disfrutaréis de lo lindo. Las hay preciosas y de todos los colores, entre otras flores.


La casa más bonita que nos encontramos. De película.

Bonito silo coordinado con el cielo.

Muchas casas del Camino hacen alarde de ello y nosotras se lo agradecemos. Vamos por el Buen Camino.

Aunque veíamos espejismos, y no es broma, -el toldo de una obra nos parecía el de un carrito de helados y cosas así- éste resultó ser real. ¡Un supermercado!

Adorno dejado por un peregrino.

Casa como de atrezzo


Nuestro desayuno reparador. El cruasán era tamaño camión. Uno para las dos fue suficiente.

¡La casa de Rosalía de Castro! Emocionante.

Detalle del jardín.

Os vais a encontrar muchas vías y pasos a nivel para atravesar.

Frikismo en el Camino. Sí, también existe.

Una mini señal monísima del Camino con mano gorda. Cosas de andar a 40 y pico grados. Se te hincha todo menos el alma.

Manita a remojo. 

Llegar a Santiago es lo más maravilloso que me ha pasado desde hace mucho tiempo. ¡¡Todo los sufrimientos merecieron la pena!!

 ¡Viva la Catedral de Santiago!
Y a seguir andando por la vida, que eso sí que tiene tela.

¡Muy feliz miércoles, queridos "amigüitos"! Y un consejo, jamás hagáis el Camino de Santiago con altísimas temperaturas. Aparte de que no os vais a encontrar apenas a nadie, las posibilidades de supervivencia disminuyen notablemente.
¡¡Besos a tutiplén!!

Sylvie Tartán.